Los 10 mandamientos para hacer excelentes fotografías de productos


Te acabas de equipar con un pequeño estudio para tomar las fotos de tus productos sobre un fondo blanco. Si estas comenzando en el comercio electrónico, este es un paso importante: una hermosa foto vende. Aquí hay 10 consejos para obtener excelentes fotografías de productos.

1- Equiparte con un buen material

En fotografía no hay ningún secreto: con un buen equipo, hacemos grandes fotos. Un buen fotógrafo hará excelentes fotos con un equipo mediocre, sin duda, pero para un fotógrafo aficionado, tener un equipo de calidad ofrece más libertad de acción.

2- Una cámara réflex

No debemos escatimar en la inversión. Se va a amortizar con el tiempo!  Opta por una cámara réflex que te permitirá controlar con precisión muchos parámetros básicos, en particular la profundidad de campo, el diafragma , y el balance de blancos.. Tendrás así  una foto clara, con una agradable nitidez. El objetivo es mostrar tu producto lo mejor posible.

Por supuesto, un smartphone de última generación también servirá si ya tienes uno, pero hay que tener en cuenta que los modelos capaces de realizar bonitas representaciones fotográficas suelen costar mucho más que una cámara básica que encontrarás desde 400 euros, o incluso segunda mano más barata.

3- Caja de luz

Una caja de luz permite obtener fotos homogéneas de una toma a otra porque permite controlar de forma idéntica todos los parámetros de luz de la foto.

La cinstrución de la propia caja  bloqueará la radiación luminosa del exterior (sol, luminosidad diferente según la temporada, hora del día, lámparas encendidas en la habitación, etc.).

El fondo reflectante dentro de la caja de luz distribuirá la iluminación de los LED de manera perfectamente uniforme.

Finalmente, la caja de luz también protege contra el polvo. ¿Qué podría ser más molesto que hacer una buena foto y darse cuenta de que una mota de polvo o un cabello se ha asentado sobre el producto?

4- Seleccionar la configuración correcta

Ahora necesitas configurar tu cámara a la perfección. Primero estableciendo el ISO, luego la distancia focal y la velocidad de obturación.

La configuración ISO de tu cámara controla la sensibilidad a la luz de su sensor. Las configuraciones ISO típicas están entre 100 y 1600, cuanto menor sea el número, menos luz captará su dispositivo.

Si está trabajando en modo manual (M), tendrá que ajustar los ISO tú mismo. En un estudio bien iluminado, su configuración ISO puede permanecer entre 100 y 400.

Un ejemplo de escenario ideal para una imagen de producto bien expuesta en una luz de estudio de buena intensidad y con un producto que no se mueve:

  • ISO 200
  • Velocidad de obturación 1/125
  • Distancia focal en F16

5- Los ajustes básicos de reflejos

Comprar un buen libro o consultar sitios como este  para aprender los conceptos básicos de la fotografía es un factor clave de éxito. Debes comprender el impacto de la distancia focal en la profundidad de campo, así como el impacto de la velocidad del obturador del diafragma.

Una buena foto de producto no  necesita una gran profundidad de campo, pero el producto debe estar enfocado en toda su profundidad.

Lo mismo ocurre con la velocidad de obturación alta, ya que el producto no se mueve y no hay riesgo de que se produzca un desenfoque de movimiento.

6- Un trípode

No hay una imagen nítida sin un trípode de buena calidad, estable, fuerte y flexible. Algunos modelos están equipados con un pequeño nivelador ideal para estabilizar la cámara. Algunos trípodes se pueden mover suavemente o levantar para aliviar la espalda.

7- La postproducción

Cualquier foto de producto deberá ser retocada una vez tomada la foto. En general, el balance de blancos debe estar equilibrado para no obtener una imagen demasiado amarilla o azulada. Un poco más de contraste (blancos más blancos, negros más negros) permite que el producto se destaque sobre el fondo blanco.

Pueden ser necesarios retoques ocasionales: una pequeña mota de polvo para borrar, ajustar el color, etc.

8- El formato de imagen

Para uso online, no necesitas una foto de 4000 píxeles de ancho. 1000px pueden ser más que suficientes para un producto estándar. Un tamaño de foto más pequeño requerirá menos carga, por lo que acelerará la velocidad de visualización de su sitio web.

Asimismo, probablemente no sea necesario un PNG. Un JPEG simple es más ligero con una calidad similar.

9- Comprimir tus imágenes

Por las mismas razones mencionadas en el punto anterior, la imagen de tu producto debe ser lo más poco pesadas posible. 150 KB por foto es más que suficiente.

Para lograr esto, puedes comprimirlos online usando una herramienta de compresión de imágenes, disminuyendo el tamaño en un 50% para la misma calidad que el ojo humano.

10 – Copia de seguridad

¿Qué podría ser más molesto o un disco duro caído al suelo? Para evitar esta terrible experiencia, debes hacer al menos 2 copias de seguridad por semana: una primera en un disco externo reforzado, una segunda en la nube, por ejemplo en Google Photos, que ofrece espacio de almacenamiento ilimitado y gratuito.

0/5 (0 Reviews)