En 1975 la empresa Kodak encomendó al Ingeniero Steve Sasson el desarrollo de un prototipo de cámara que no emplease película sino un sensor electrónico.

Entre los años 1960  y 1970  la industria electrónica había producido  los primeros CCD,  unos sensores que podían registrar una pequeña imagen monocromática, de modo que Sasson tomó un CCD, un lente y un circuito electrónico en el que programó la conversión de los valores eléctricos que emitía al sensor en valores digitales. Con estos tres elementos pudo desarrollar un prototipo de cámara fotográfica digital cuyo diseño fue  patentado por Kodak en 1978.

Kodak comercializó esta tecnología en 1991, año en que su Sistema de Cámara Digital (DCS, en sus siglas en inglés) unió un sensor Kodak de 1,3 megapíxeles con un cuerpo de cámara Nikon F3. La propuesta era tener una cámara que pudiera crear archivos para ser impresos en diarios y revistas, en ese momento no había servicios de impresión digital, ni tampoco Internet! La cámara tenía una unidad separada conectada mediante un cable, en la que se podía visualizar la foto tomada y archivarla.

 

Paralelamente, en la industria gráfica de producción de libros, revistas e impresos  se incorporaban  cada vez más procesos  digitales, lo que dio origen al uso  gradual de programas de diseño gráfico  y de retoque fotográfico como Adobe Photoshop

En 1999 aparece la Nikon D1, la primer reflex digital desarrollada íntegramente por Nikon, con 2,7 Megapixeles y en  el año 2000  ingresa al mercado la Canon D-30, con 3,25 Megapixeles, la primer reflex digital de precio accesible a usuarios intermedios. Hacia 2003 la mayoría de los fabricantes de cámaras reflex tenía un modelo digital disponible

En 1998 Fuji desarrolla el primer Minilab Digital, el Fuji Frontier, que permite obtener copias sobre papel fotográfico a partir de las fotografías digitales, mediante el uso de un láser que  imprime sobre el papel fotosensible la imagen proveniente del archivo.

Hacia el año 2000 comienza el uso masivo de Internet y en 2008 explotan las redes sociales  que incluyen  fotografías con la aparición de Facebook.

El tamaño de imagen, que fué crucial en los primeros años de la fotografía digital, hoy está casi  estandarizado. No se encuentran cámaras que produzcan archivos  menores a 15 megapixeles y los tamaños de más de 35 megapixeles no han dado beneficios adicionales para el uso general.

La sensibilidad de las cámaras digitales continúa en aumento, prácticamente todas las cámaras dan un resultado correcto con la luz de una habitación normal, y se hace cada vez menos necesario el uso de fuentes de luz adicionales.

El rango tonal, esto es la diferencia entre la luz más alta y la más baja  que puede captar el sensor de nuestra cámara, continúa también extendiendo sus límites.

La posibilidad de grabar vídeo de alta calidad con una cámara fotográfica hizo que muchos fotógrafos se animaran a trabajar con imágenes en movimiento, agregando una nueva dimensión a sus creaciones.

Las cámaras mirrorless no utilizan un sistema de espejo en su visor como las cámaras reflex, con lo que logran una reducción muy grande de peso y volumen.

Todas las cámaras mirrorless tienen un monitor trasero bastante amplio, y las mirrorless de alta gama incorporan además un visor electrónico para el ojo, o un visor óptico. Se van popularizando lentamente entre aquellos que quieren tener una cámara de alta calidad pero no quieren ocupar espacio o cargar peso y prefieren pasar un poco más desapercibidos.

La calidad de las fotografías producidas por los teléfonos celulares hace que los usuarios hogareños no usen más cámaras fotográficas, sólo los fotógrafos las emplean actualmente.

La forma de ver fotografías también ha cambiado.

El uso permanente de computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes nos pone  en contacto con fotografías incorporadas en contenedores que completan su contenido: Redes sociales, blogs, webs o simples correos electrónicos. No encontramos fotografías “solas”, como podía ocurrir ser en la época analógica.

A su vez, el tamaño de visualización de las fotos varía con el dispositivo usado, de modo que podemos decir que las fotografías hoy no tienen una dimensión fija.

El copiado de fotografías en papel, que antes constituía el único canal de circulación de fotos ha sido reemplazado por la circulación digital, quedando el copiado en papel sólo como una alternativa artística.

El archivo de fotografías ahora es casi completamente digital de modo que necesitamos de la  tecnología para recuperar nuestras fotografías.

Los empleos relacionados con la fotografía han experimentado profundas transformaciones, así como la tarea de los fotógrafos profesionales.

La replicación casi infinita de nuestras fotografías en internet hace que los derechos de autor de una fotografía estén en cuestionamiento permanente.

Los cambios en la fotografía han sido muchos, y seguramente continuarán en el futuro cercano.

Si te gustó, déjanos tu like y cuéntanos que otros vídeos de fotografía te gustaría que hagamos!




5/5 (1 Review)