Luka es un niño de 12 años que tiene distrofia muscular. Lo único que puede controlar son pequeños movimientos con sus dedos, con los que hace muy lindos dibujos.
 
fotografía como terapia
 
A través de la fotografía, el fotógrafo esloveno Matej Peljhan, llevó a la realidad una gran idea del niño: ¨Hace un tiempo, durante una charla, me expresó el deseo que tenía de verse a si mismo en fotografías, caminando y haciendo todo tipo de travesuras» cuenta Peljhan.
 
Primero pensó en Photoshop, pero luego se dio cuenta que no era necesario utilizar software: sólo se requería un cambio de perspectiva.
 

fotografía como terapia

 

 El fotógrafo creó en el piso, de forma horizontal, escenas extraídas de los dibujos de Luka, permitiéndole posar como protagonista. Luego, con la cámara en posición cenital tomó las fotografías.

El fotógrafo Matej Peljhan se especializa en el uso de la fotografía como terapia. Pueden conocer su trabajo visitando su página web.

0/5 (0 Reviews)