Más allá de lo que se diga al respecto, más allá de lo que el cliente del fotógrafo pague o de los deseos de los diferentes involucrados en la cuestión, sorprende la poca atención prestada en nuestro país al tema de los perfiles de color en vista de los cientos de miles de dólares que hay invertidos en equipamiento fotográfico digital de todo tipo.

Así como se suele decir que si no nos metemos en política, la política se terminará metiendo con uno, si no nos metemos en el tema de los perfiles de color, estos acabarán metiéndose con nosotros.

Efectivamente, todos los días se abren y procesan en nuestro país archivos que han desplegado en Photoshop la advertencia:

El documento tiene un espacio incrustado que no coincide con el espacio de trabajo RGB actual

Ante la pregunta:

¿Que desea hacer? Conservar el perfil, convertir los colores al espacio de trabajo o eliminar el perfil?

…muchos practican un juego de azar que no tiene nada de recomendable.

Desde el punto de vista teórico el tema es muy extenso y las polémicas se suceden sin parar. Hay gente que dedica su vida a esto, de modo que les voy a contar como es la teoría y también lo que hago a diario en mi trabajo.

Acerca de los números

Los números no significan nada concreto, a menos que yo diga a que se refieren. Si tengo 100 en mi bolsillo eso no significa nada. ¿Son 100 euros, 100 dólares o 100 pesos argentinos?

Si yo tengo R128 G100 B200, esto no tiene significado, no refiere a ningún color. Para definir un color yo debo referir estos números a un conjunto de colores determinado. Si yo aviso que estos números corresponden al conjunto de colores RGB, el color será uno. Y si aviso que corresponden al espacio sRGB, el color será otro diferente.

Un espacio de color es una colección de colores.

Por eso los mismos números, es decir, el mismo archivo, pueden «verse» de diferente color dependiendo lo que le ordenemos que haga al programa que abre los archivos.

Cuando configuramos un programa para editar fotos, como Photoshop, debemos colocar en los Ajustes de Color/Color Settings el espacio de color en el que vamos a trabajar para que sepamos a que se refieren los números. Lo mismo debemos hacer con todos los programas que tomen parte de la edición fotográfica, y que permitan hacerlo.

Actualmente la opción más correcta es Adobe RGB 1998. También debemos colocar nuestra cámara en Adobe RGB 1998.

Usamos sRGB o RGB?

sRGB significa small (pequeño) RGB, es un espacio de color desarrollado por HP, Microsoft y Kodak para la fotografía hogareña y también para los navegadores de Internet. Incluye menos colores, debería ser mas «seguro» por la misma razón, pero no es un espacio de color recomendable para editar fotos profesionales que luego se imprimirán en papel fotográfico o en medios gráficos.

Que ocurre cuando tenemos un archivo creado por la cámara digital en sRGB e intentamos abrirlo en un Photoshop correctamente configurado para trabajar en RGB, que «habla» o «cotiza» los números en RGB?

Podemos hacer dos cosas:

A – Convertir los números al espacio RGB. En este caso los colores sRGB son convertidos a colores RGB. Cada color sRGB se convertirá en el color RGB mas próximo. Pero como los colores RGB son más que los colores sRGB, nos quedarán “huecos” de información.

B – Asignar perfil RGB. En este caso, Photoshop o ( el programa que sea) asigna temporalmente al archivo sRGB el conjunto de colores RGB. Los números no se convierten, sino que PS simula como se portarían esos números creados como sRGB en el contexto RGB

Esta es la diferencia entre convertir un archivo y asignarle un perfil al mismo.

Si disponemos de una cámara que crea archivos RGB (Las compactas elementales trabajan en sRGB) y un programa que edita RGB, es un desperdicio trabajar en sRGB

Los fotógrafos debemos alinear todo nuestro proceso en RGB. Los que trabajan en camera RAW deben elegir RGB como espacio de color al procesar los archivos.

Cuando enviemos nuestros archivos a imprimir, nos encontraremos que el minilab imprime un conjunto de colores menor al conjunto de colores que disponemos en RGB. Tampoco imprime todos los colores sRGB, sino que imprime los colores que les permite imprimir el sistema químico de copulantes de color que fue definido con la creación del papel fotográfico color muchos años antes de la aparición de la fotografía digital. En rigor de verdad el minilab digital no imprime colores sRGB  sino los colores que tiene a mano químicamente y que son menos que los colores presentes en el espacio RGB. No imprimen la totalidad del espacio sRGB, sino mucho menos colores, aunque hay que decir que también imprimen algunos pocos colores RGB, que obviamente están fuera del espacio sRGB

No sería más práctico entonces que los fotógrafos renunciaran a los colores no imprimibles y se manejasen con los que verdaderamente se pueden imprimir?

No, porque trabajar en un espacio de color como RGB permite contar con mayor riqueza de información al momento de editar la imagen y nos permite hacer correcciones mejores.

Sería lo mismo que un estudio de grabación de sonido grabara y editara una orquesta sinfónica empleando la gama de sonidos que puede reproducir una radio a pilas. Lo que hace en realidad el estudio de  grabación es editar el sonido con toda la gama de audio que captan sus micrófonos. Nos conviene editar en el espacio más grande y luego aceptar la pérdida que cada medio de reproducción imponga.

¿Cómo podemos saber cual será esa pérdida?

Lo razonable es que el laboratorio provea una información de los colores que está imprimiendo, a través de un perfil de color actualizado, y entonces el fotógrafo pueda ver en su monitor, que deberá estar perfectamente calibrado, una simulación en Photoshop  acerca de como quedarían esos colores reproducidos.

Acerca de algunos mitos

El perfil de color de un minilab o una impresora no es un archivo tiff o jpg ni una fotografía digital. Un perfil de color es un archivo .icc que podemos cargar en nuestra computadora y que nos informa acerca de los colores que puede imprimir un dispositivo de impresión. A través de la opción Ajuste de prueba/Proof setup de Photoshop  podemos previsualizar esta situación. Si el fotógrafo no tiene un monitor calibrado, no está en condiciones de solicitar un perfil de color al laboratorio, porque no va a servirle de nada. Un calibrador de monitor cuesta menos que un lente zoom de segunda o tercera categoría, por lo que no se explica porque cada fotógrafo no tiene uno.

Si bien los programas de edición pueden manejar archivos sRGB, los navegadores de internet entienden sólo sRGB. Esto quiere decir que si nosotros armamos un flujo de trabajo RGB de la cámara a la impresión, cuando necesitemos ver estas fotos bien reproducidas en internet deberemos convertir estas imágenes a sRGB. También es importante decir que el aspecto final de nuestras fotos debe ser controlado en Photoshop y no en el explorador de Windows ni en el visor de imágenes.

Un flujo de trabajo posible

A título personal el sistema que mejores resultados me ha dado es capturar en RAW y guardar los archivos como RGB. También se puede capturar directamente en RGB fotografiando en JPG. Luego de editar las fotos efectúo una simulación aplicando el perfil provisto por el laboratorio a través de Ajuste de prueba/Proof setup. Si el trabajo está destinado a impresión offset aplico el perfil CMYK Euro Color, que describe los que se usan en Argentina para impresión offset.

En vista de los colores obtenidos, corrijo la saturación y el contraste y finalmente genero el archivo para imprimir en RGB.

Si necesito entregar un trabajo para web, genero los archivos necesarios en sRGB al tamaño necesario con el Procesador de imágenes/Image processor de Photoshop.

En vez de proceder por ensayo y error, vale la pena tener en cuenta estos parámetros básicos de trabajo. Los fotógrafos que lo han hecho, no se arrepienten.

Mariano Molinari
(Copyright Mariano Molinari)

0/5 (0 Reviews)