Internet ha posibilitado la aparición de nuevas formas de comercialización, exposición y venta de productos y servicios, a través de lo que conocemos como Comercio Electrónico.

Nos trae comodidad, sencillez y rapidez al momento de realizar ciertas compras. Y para los comerciantes, la posibilidad de agregar valor, reducir costos, ofrecer una gama más generosa de productos, ampliar el mercado, etc. En fin, la fórmula perfecta.

Pero hay algunos puntos que Internet no pudo (por ahora) reemplazar con totalidad, entre ellas, la experiencia de compra. Principalmente, nos referimos a dos cosas: la interacción con el lugar físico, sus empleados, productos y otros clientes; como también la interacción con el producto: agarrarlo, tocarlo, mirarlo 101 veces, olerlo, volverlo a tocar, girarlo y volverlo a mirar.

Muchas veces caigo en sitios que venden por Internet, y veo fotos mal sacadas, quemadas, con excesivo flash, con fondos propios de una película de terror. Me doy cuenta entonces de la poca idea que tienen los dueños de esos sitios. ¿No se dan cuenta, acaso, que deben suplir la falta de interacción con el producto con buenas fotografías? Más allá de una coloreada descripción, el cliente online tiene, como única referencia, una buena foto.

No voy a caer en tecnicismos sobre cómo sacar las imágenes, algo que ustedes seguramente ya deben saber. Pero me parece interesante comentarles cómo las pueden mostrar en el sitio, para sacarle el mayor jugo posible a las fotos (y lograr mayores ventas, que es el fin último).

Antes que nada, un detalle: siempre conviene tener, al menos, dos tamaños de una misma foto: una pequeña (thumbnail) para la lista (listado de productos, resultado de una búsqueda…) y una más grande para el detalle del producto. Esto va a ahorrar tiempos de descarga, ancho de banda en el servidor y paciencia en los internautas.

Las tácticas que nombro a continuación son ideas, no son excluyentes entre sí. Son de fácil implementación, conociendo un poquito de código Javascript (que se ejecuta en el browser del usuario). Ya que estamos hablando de sitios que venden por Internet, seguramente debe haber un webmaster capacitado para implementarlo (siguiendo nuestras indicaciones, claro).

La foto simple

Una foto del producto, nada más que eso. No recomendable, por razones obvias.

Galería de fotos

Le ofrecemos al navegante distintas imágenes del producto. Se puede tratar de fotos de distintos ángulos del producto, distintas versiones o colores, mostrando su contenido, embalado y desembalado, etc. Acá viene lo interesante, las distintas formas de implementarlo:

a. Un listado numerado (Foto 1, Foto 2, Foto 3…). Es parecido a lo que tienen implementado Mercado Libre y De Remate. Mercado Libre tiene el añadido de que las fotos pasan automáticamente, «avisando» al usuario que hay más imágenes y «evitándole» el esfuerzo de cambiarlas manualmente. La desventaja es que el usuario no sabe que hay detrás de «Foto 2» o de «Foto 3».

b. Un listado con thumbails: es una versión mejorada de la anterior, en vez de «Foto 1», «Foto 2″… mostramos una pequeña imagen. Es muy recomendable, especialmente si tenemos muchas fotos del producto.

 

Algo parecido tiene implementado el sitio de Amazon www.amazon.com

Viendo el detalle

Una vez que le ofrecimos al usuario varias imágenes del mismo producto, muy probablemente quiera verlo más de cerca, o más grande. No nos olvidemos: la fotografía es la única referencia sólida que tiene el navegante. Hay dos maneras interesantes de lograr el efecto:

a. Ofrecer tomas desde distintas distancias. Interesante si el detalle es un atributo de peso para el producto (por ejemplo, un reloj pulsera).

b. Usar un efecto Lightbox: el lightbox es un «plug-in» muy popular en estos últimos tiempos, que agranda una imagen con una interesante animación, oscureciendo el fondo. Le agrega un nivel añadido de animación e interacción al sitio. Este plugin se ha mejorado mucho en el tiempo (existen cientos de versiones); ahora se pueden crear galerías, agregar epígrafes a las fotos, etc.

 

 
Yo recomiendo la versión de Leandro Vieira http://leandrovieira.com/projects/jquery/lightbox por su versatilidad y fácil implementación (requiere la librería JQuery).

Modelos 3D

Este es un paso más allá. Se trata de ofrecer al usuario un modelo 3D del producto, que pueda rotar y acercar a su gusto. Es muy costoso y requiere conocimientos específicos (algún programa de modelado 3D y Flash para crear la animación). Es recomendable para productos masivos, de empresas importantes (con mucho capital). El caso clásico son las compañías fabricantes de celulares. A olvidarse de hacer un modelo 3D para, por ejemplo, un ramo de flores!

Bien, ahora simplemente se trata de buscar la manera que más se adapte a nuestras necesidades. Como dije al principio, la idea principal es brindarle más información visual al usuario para reemplazar la carencia de una interacción directa con el producto.

Marcelo Pascual

Licenciado en Marketing y especialista en comercio electrónico y desarrollo Web.
Fundador de /makeithappen/

www.marcelopascual.com.ar

0/5 (0 Reviews)