En el menú de visualización de casi todas las reflex digitales y de una buena parte de las compactas, encontraremos la opción de habilitar el histograma, que es la representación estadística de la cantidad de píxeles en cada nivel que hay en imagen fotográfica digital.

Del lado izquierdo se visualizan los píxeles más oscuros, del derecho los más claros. En el medio están los tonos medios. La altura del gráfico indica la cantidad de píxeles de cada nivel que posee la imagen. Funciona igual que el Histograma de Photoshop.

Cuando fotografiamos una escena y usamos el histograma podemos hacer un balance de exposición muy preciso, tal como si estuviésemos haciendo lecturas puntuales con un spot-meter y luego las volcáramos en un gráfico.

Sabemos que no hay una exposición “perfecta” o “absoluta” para cada imagen. El fotógrafo es quien debe inscribir los tonos de la imagen original en la curva sensitométrica de la película o en el histograma de la imagen digital.

Veamos un ejemplo de una imagen en la que podremos encontrar varias exposiciones «correctas», dependiendo del resultado visual que buscamos.

Foto 001: Exposición «correcta» para la pantalla de la computadora. Los detalles de la cara del personaje están completamente oscuros.
Foto 002: El histograma de cámara nos muestra a la izquierda, en la zona de los tonos mas oscuros del nivel 0 al 64, los píxeles correspondientes al rostro de la modelo. Sabemos que estos valores no corresponden a los tonos de piel. Vemos a la altura de la cuarta línea hacia la derecha, que corresponde a los píxeles de valor 192 aproximadamente, la estadística de los píxeles del monitor de la computadora.

Foto 003: Aquí aumentamos la exposición1/2 diafragma
Foto 004: Observamos que los píxeles correspondientes a la cara ahora se han desplazado hacia la derecha, por efecto del aumento de la exposición, llegando algunos al valor 128. También se ve como los píxeles del monitor han aumentado de valor, acercándose algunos al blanco total de valor 255

Foto 005: Aumentamos medio punto más
Foto 006: Ahora los píxeles correspondientes al rostro ocupan la parte central del histograma. Hay también un efecto de expansión de la gama tonal en la zona de la cara. Además de estar situados en el centro del histograma, tenemos mas variedad de píxeles representando el rostro.

Foto 007: Aquí los tonos de piel continúan aclarándose. Los tonos del pelo ya no son totalmente negros. Las zonas claras de la pantalla de la computadora están completamente blancas
Foto 008: El histograma nos muestra los tonos del pelo, el rostro, el borde del monitor y una parte de la imagen que hay en él. El resto es todo blanco.

Foto 009: Los tonos blancos se han “pegado” por completo
Foto 010: Esta imagen nos muestra también cómo estos tonos claros están comprimidos sobre el lado derecho del histograma, sin detalle alguno.

Evidentemente, las imágenes 004 y 006 son las que tienen histogramas más «completos» o «editables», y son por lo tanto los más correctos para obtener una imagen balanceada del motivo.

A los fotógrafos que usan el formato RAW: tengan en cuenta que el histograma que se muestra en la cámara es el correspondiente al formato JPG o Tiff. Si comparan el histograma de cámara con el histograma RAW en la computadora, notarán diferencias.

Es además muy importante que no determinemos la exposición evaluando la fotografía en el display de la cámara. Es preferible consultar para esto el histograma. Las diferentes condiciones de luz ambiente influyen en cómo vemos la imagen en el display. No es lo mismo verlo bajo el sol que en a la luz de una vela. La foto vista en el display nos sirve para evaluar composición y gestos. Pero el histograma nos da un parámetro mucho más seguro y más constante en cuanto a la exposición.

Foto 1

Foto 2

Foto 3

Foto 4

Foto 5

Foto 6

Foto 7

Foto 8

Foto 9

Foto 10

Mariano Molinari
(Copyright Mariano Molinari)


Informate sobre nuestros cursos de fotografía presenciales…

Informate sobre nuestros  


0/5 (0 Reviews)