La falta de coincidencia entre lo que vemos en el monitor y las copias impresas es uno de los problemas mas frecuentes de la  fotografía digital.

Sabemos que hay distintas técnicas para acercarse al resultado correcto, como la calibración y la caracterización de los monitores y, en general, el cuidado de todas las etapas de la gestión de color.

Para comprobar si estos procesos han sido correctos, la prueba mas clara consiste en elegir  un archivo fotográfico, imprimirlo y comparar la impresión resultante con la imagen del archivo visto en el monitor.

Surgen así tres posibilidades:

  1. Tomar una foto al azar, imprimirla y compararlacon el monitor. No es la técnica más exacta, porque la imagen puede no poner evidencia problemas existentes.
  2. Podemos hacer la prueba con un archivo producido por nosotros mismos, hecho con partes de fotos del tipo que solemos hacer con mas frecuencia. En este caso debemos seleccionar las imágenes que consideramos mas correctas y armar un collage en Photoshop, que luego de aplastado enviaremos al laboratorio. Conviene colocar en este tipo de archivos tanto imágenes editadas como fotos transferidas desde la cámara sin ningún retoque o manipulación. Esto nos permitirá discriminar también si estamos cometiendo algún error en la edición fotográfica digital o, en cambio, en la etapa de toma.
  3. Bajamos de Internet archivos especialmente preparados para este fin, de reproducción permitida, que se usan en  todo el mundo y que son verdaderas pruebas de fuego para los sistemas de impresión y visualización.

Que diferencia hay entre crear nuestro propio archivo y usar un archivo standard?

La principal es que si estamos cometiendo algun error con la cámara o con  el procesado de las imágenes, el resultado del test de será incierto y entraremos en una bola de nieve de problemas acumulados.
Para evitar esto es que podemos recurrir a archivos ya existentes. Dentro de esta categoría  hay dos variantes: los producidos por los fabricantes de equipamientos y los «independientes».

Los archivos facilitados por las empresas productoras de equipos tratan de lucir las mejores capacidades de sus dispositivos. Sin embargo, los escépticos afirman que disimulan, es decir, que no incluyen aquellas tonalidades que sus productos tienen problemas en reproducir.

Los «independientes» en cambio a veces ponen a prueba los sistemas de fotografía digital con motivos poco habituales en fotografía general.

Vamos a revisar algunos sitios web que nos permitirán salir de dudas bajando los archivos correspondientes.

En www.inkjetart.com/custom/ encontraremos un buen archivo de resolución  media en color y blanco y negro.

Si conectamos www.colour-science.com/ y linkeamos en Digital Image Tests, encontraremos un exigente archivo de prueba. Quizás la piel de la modelo sea algo pálida para nuestros parámetros.

La web francoparlante Archilinux nos orfece dos imágenes

www.archilinux.org/telecharger/documentation/test_imprimante.jpg
Retrato colorido, ideal para chequear si hay una correcta calibración de monitor.

www.archilinux.org/telecharger/documentation/test-print2.jpg
Este archivo creado por la empresa Photodisc es para mi gusto un poco bajo de contraste y saturación, pero vale la pena experimentar.

Finalmente, como Internet es multilingüe, podemos ir a:

http://www.photocenter.de/page_down.html

Una bonita página en  alemán desde la cual podremos bajar un set de archivos para verificar el correcto funcionamiento de nuestro monitor. No hace falta saber el idioma… con hacer click derecho en las imágenes basta.

Mariano Molinari
(Copyright Mariano Molinari)

0/5 (0 Reviews)